La jefa del equipo negociador del proyecto ecuatoriano Yasuní ITT, Ivonne Baki, defendió el miércoles en París esa iniciativa que prevé la no explotación de inmensas reservas de crudo a cambio de 3.600 millones de dólares que pocos países están dispuestos a financiar.

 Arboledas en el parque Yasuní en la Amazonia ecuatoriana. Esa zona de 982 mil hectáreas esconde yacimientos de crudo y está considerada la reserva más importante de biodiversidad del planeta

 Arboledas en el parque Yasuní en la Amazonia ecuatoriana. Esa zona de 982 mil hectáreas esconde yacimientos de crudo y está considerada la reserva más importante de biodiversidad del planeta

La jefa del equipo negociador del proyecto ecuatoriano Yasuní ITT, Ivonne Baki, defendió el miércoles en París esa iniciativa que prevé la no explotación de inmensas reservas de crudo a cambio de 3.600 millones de dólares que pocos países están dispuestos a financiar.

“No es falta de confianza. Es falta de compromiso”, dijo Baki a la AFP interrogada sobre la escasa adhesión internacional que despertó el proyecto que prevé mantener inexplotados unos 846 millones de barriles de crudo de la reserva más importante de biodiversidad del planeta de 982.000 hectáreas.

A cambio de esos 3.600 millones de dólares equivalente al 21% de la fortuna personal de la dueña del gigante de cosméticos francés L’Oreal, Ecuador propone avanzar hacia un “modelo de desarrollo sostenible” e invertir en reforestación, energía renovables, desarrollo social en zonas de influencia y en las comunidades indígenas que allí viven en aislamiento, y en investigación y ciencia.

Hasta ahora Yasuní ITT -por el nombre de los tres bloques de exploración de crudo en el parque Yasuní: Ishpingo, Tambococha y Tiputini- recibió pequeños aportes de Chile, España, Bélgica e Italia pero confía en obtener el respaldo de Francia y Alemania.

Durante sus reuniones de martes y miércoles con tres responsables gubernamentales franceses, Baki y el embajador de Ecuador en París, Carlos Jativa, propusieron “canjear la deuda de 50 millones de dólares” de Quito con París, como acordó con Italia por 35 millones de dólares.

Francia, que en un comunicado reiteró esta semana que “sigue con atención” la iniciativa ecuatoriana, responderá “en junio”, indicó el embajador.

“Se retomaron las conversaciones con Alemania”, dijo Baki que a fines de mayo viajará a ese país donde los Verdes ganaron una elección regional clave.

Alemania anunció en septiembre de 2010 que no participaría en Yasuní ITT argumentando que tenía “dudas sobre el fondo” que recibirá los aportes.

Antes la responsable ecuatoriana se reunirá en Bruselas con dirigentes europeos pues “Europa tiene que asumir Yasuní como propio”, sostuvo.

Ante ellos insistirá en que se trata de un “proyecto único, innovador” y el “primero concreto” en la lucha contra el cambio climático pues dejar sin explotar esas reservas de petróleo evitará la emisión de 407 millones de toneladas de CO2, principal gas de efecto invernadero.

El capital financiero estará administrado por un fondo fiduciario en el que participarán el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el gobierno ecuatoriano, la sociedad civil y dos de los países contribuyentes.

“Ecuador ha hecho lo más posible para garantizar la transparencia del proceso”, empezando por la participación de una organización internacional, afirmó el diplomático antes de subrayar que su país será “el primer contribuyente” de Yasuní ITT pues “renuncia a obtener los millonarios recursos” del subsuelo, estimados en 10.000 millones de dólares.

Desde la provincia amazónica de Sucumbíos, el presidente ecuatoriano sostuvo este mismo día que Yasuní ITT supone un “gran sacrificio” para su país que está dispuesto a “enfrentarlo pero con corresponsabilidad de la comunidad internacional”.

Ante la evidencia, Ecuador no baja los brazos y está decidido a obtener otras formas de financiación para “salvar Yasuní” que en lengua huaorani significa ‘tierra sagrada’, sostuvo Ivonne Baki.

Ya no se trata de apelar a los gobiernos sino también a empresas, filántropos y ciudadanos o autoridades intermedias como las colectividades locales o los municipios, una opción que parece interesar en Francia.

En diez días Ecuador lanzará una campaña nacional y otra internacional -en mayo- que incluirá a las redes sociales Twitter y Facebook, dijo Baki antes de comentar que el productor cubano-estadounidense Emilio Estefan le propuso hacer un documental en defensa de Yasuní que alberga, entre otros, más de 590 especies de pájaros, 2.270 especies de árboles y 4.000 especies de plantas.

Para mas informacion visitanos sobre el Yasuni visita www.visitecuador.com.ec