Ecuador constituyó una asociación en Francia para conseguir fondos para un plan contra el calentamiento global que evitaría la extracción del 20% de sus reservas petroleras en la Amazonía, informó el jueves el Gobierno.

La organización “Viva Yasuní” fue creada el miércoles en el Instituto de Altos Estudios para América Latina de París, en el marco de la sesión de delegados de las colectividades locales y de movimientos sociales de Francia, señaló un boletín de la Cancillería en Quito.

La embajada de Ecuador en Francia, el Consejo Regional de la Meurthe y Moselle y el Observatorio de Cambios de América Latina liderarán la iniciativa, que busca recaudar fondos para la iniciativa Yasuní-ITT.

En la cita del miércoles, a la que asistió la jefa negociadora del proyecto ambiental, Ivonne Baki, se planteó invitar a los consejos regionales y generales de Francia a tomar parte en la asociación, agregó la Cancillería.

“Esta es una propuesta para el mundo, sigamos adelante sin descanso”, afirmó Baki, quien expuso el plan en París en abril pasado.

Ecuador propone no explotar 846 millones de barriles de crudo (20% de sus reservas) en el parque amazónico Yasuní -considerado uno de los más biodiversos del planeta- a cambio de una compensación internacional de 3.600 millones de dólares a lo largo de 12 años.

Ese monto representa el 50% de los recursos que el país obtendría si extrajera el crudo de los campos Ishipingo, Tambococha y Tiputini, según Quito, que sostiene que el proyecto evitaría la emisión de 407 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, responsables del calentamiento global.

Las contribuciones son canalizadas a través de un fideicomiso del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Fuente: El Telegrafo